El reino del Falla

Dejemos volar la imaginación y pensemos por un momento que el carnaval de Cádiz se traslada a la Edad Media, con su castillo, su princesa, sus dragones, sus plebeyos, sus nobles, su rey y su largo etecétera… En el viejo y pequeño reino de Gadix una noble batalla se disputa, “ganará quién más hondo su lanza clave”. El premio, un gran saco de oro, muchos van a por este saco; otros, los mejores, tienen como objetivo conquistar el reino de los gadixtanos. Reino que está en manos de la perpetua monarca Theofilia.  Entre los combatientes nos encontramos multitud de tipos … Continúa leyendo El reino del Falla

El ‘gadita’ y el ‘miarma’

Antes de todo aclarar el significado de estos términos.

-Gadita: Dicese del gaditano de pura cepa que muere en Cai…

-Sevillanito: El típico patillas de Sevilla que monta a caballo y canta sevillanas

Aunque en el fondo de los fondos sean primos – hermanos unos y otros; solo veo dos similitudes entre estos dos especímenes autóctonos: Los dos mueren por su barrio, La Viña y Triana respectivamente; tanto uno como otro no ven más allá de sus fronteras, su ciudad es el epicentro del mundo.

Diferencias veo miles… Mientras el sevillanito/miarma/sevillita (distintas denominaciones para un mismo término) alardea de ser un señorito, de derechas y poseer terrenos; el gadita presume de ser obrero, de izquierdas y conformista.

El gadita solo podrá ser avistado por el casco histórico de la Tacita de Plata, y muy rara vez por Puerta Tierra, cuenta la leyenda que si atraviesa estás murallas se afixia. Mientras el Sevillanito podrá ser visto en cualquier lugar donde haya un caballo o una romería. Suelen frecuentar el centro de Sevilla y Triana, y las playas onubenses y algunas playas gaditanas (concretamente las que quedan más lejos de la zona de influencia gadita)

Continúa leyendo “El ‘gadita’ y el ‘miarma’”

¿Nacionalismo gaditano?

No voy a soltar el típico rollo de desmitificar los tópicos gaditanos, tipo; “Dicen que en Cádiz no trabaja nadie, pero eso no es verdad, los obreros se parten la cara día tras día en los Astilleros” ,”En Cádiz no vivimos solamente por y para el carnaval” o “No digáis que los gaditanos somos unos catetos e incultos, porque aquí se hizo la primera constitución y fue cuna de pensadores e intelectuales”… Todo esto ya está más que aclarado, y se ha escrito y debatido muchísimo sobre ello. Quién siga pensando así de Cádiz, es porque es un mono, burro, carajote… o es un envidioso.

Cádiz, y cuando hablo de Cádiz me refiero a la ciudad, no a la provincia; se sitúa en un istmo o lengua de tierra rodeado por el océano Atlántico. Históricamente la ciudad solamente ha tenido un punto de unión a la península, la carretera que va hacia San Fernando. Luego se añadió el Puente Carranza, que desemboca en Puerto Real, y próximamente habrá un punto más de unión, el puente de La Pepa, que llegará hasta el Río San Pedro. Como Juan Carlos Aragón dijo en un pasodoble de Los Principes: ” Sólo pido una cosa, que por más siglos que pasen y puentes que pongan, no se vaya la alegría”

¿Y porqué he soltado el rollo este de los puentes? Pues me viene como anillo al dedo para crear la siguiente metáfora; estos dos (tres en el futuro) estrechos pasajes de unión con la península es la misma unión que tiene Cádiz con España. Dos o tres breves tratados que unen a la Tacita de Plata con el Estado español. Vamos, hablando claro, que Cádiz (la ciudad) no tiene prácticamente nada que ver con el resto de España. ni siquiera de Andalucía. Otro estilo de vida, otra forma de pensar, otras inquietudes, otro carácter…

Todo esto se ha ido forjando por diversos factores: el principal es la situación natural de Cádiz, muy al sur de España (la capital de provincia más alejada de Madrid) y fuera de la silueta de la Península. Otro factor es las influencias recibidas, históricamente, Cádiz ha tenido más relación con Las Américas que con su propio país, hay un dicho que dice que desde Cádiz se llega antes a tomar café a La Habana que a Madrid. El aislamiento de Cádiz del resto de la península, unido a sus fuertes vientos, ha forjado ese carácter tan especial de los gaditanos y tan distinto a la forma de ser de otras poblaciones españolas. Por ejemplo ¿ Un gaditano con quién se entiende mejor, con uno de Valladolid o con un Uruguayo?… La segunda opción es la correcta.

El mal trato y desprecio que se ha generado por parte de otras zonas de España más pudientes hacia Cádiz, ha hecho que el poco sentimiento español que le quedaba al gaditano, vaya desapareciendo. La monarquía para los gaditanos, tiene la misma utilidad que un peine para un calvo. Ninguna.

Se habla de que el gadita (gaditano de pura cepa), no el gaditano en general, peca de mirarse el ombligo, y que no ve más allá de Cádiz. Hay todavía gente en Cádiz, en barrios como el de La Viña y Santa María que nunca ha salido de la ciudad, y apenas a cruzado un par de veces las murallas que separan el Casco Histórico del Cádiz Nuevo. No conocen otra cosa que no sea su “Cai”.

Continúa leyendo “¿Nacionalismo gaditano?”